domingo, 18 de septiembre de 2016

Jorge González, el genial y carismático "prisionero"

Jorge González

Uno de los músicos más importantes de la escena chilena y líder de la banda más icónica durante la dictadura militar -Los Prisioneros- que representó para muchos la lucha de los jóvenes de la época con sus letras contestatarias.  Con una personalidad frontal, polémica, atractiva y misteriosa, llamó la atención de los medios.  De vida intensa, a veces errática, con problemas de drogas, altercados con la prensa y actitud displicente.

Mirando su carta astral encontramos varias configuraciones que ayudan a entender su carácter rebelde e iracundo como así mismo las diferentes experiencias que le ha tocado vivir.

Sol en Sagitario y en Casa VIII, habla de una identidad que debe ser remodelada.  Que su ego, voluntad y vida tendrá que pasar por crisis, regeneración, transformación, muerte y renacimiento. En esta casa encontramos angustia, sexualidad, poder y muerte. Tratándose de Sagitario -al estar en crisis- son definitivamente excesos.

Carta Natal de Jorge González
El Sol rige su Casa IV, lo que nos lleva a pensar que la crisis se ubica o parte allí, en sus raíces, ya que además encontramos en esa Casa a Marte, Urano y Plutón.  Una alineación bastante explosiva que remite a una situación no muy tranquila y a conflictos en el seno familiar. Más aún si se considera que esa triple conjunción ataca al Sol, obligándolo a vivir situaciones límites y rupturas.  Esto se ve reafirmado, si pensamos que el regente del Sol y de Casa VIII es Júpiter, que se encuentra en el Ascendente, indicando una vez más que es su personalidad la que se ve sometida a crisis y transformaciones.

La Luna (manera de percibir y expresar los sentimientos) se encuentra en su signo de exilio, Capricornio, contribuyendo a una reserva y parquedad en la demostración de los mismos, pero ahí seguramente juega el reconocimiento social un rol importante como una manera de asentar su afectividad.  La Luna recibe además una semicuadratura de Saturno, que permite pensar en exigencias, pruebas y temores.  Aparte de eso, la Luna forma parte de una configuración que conocemos como cometa o barrilete, donde hay implicados en total 7 planetas: Júpiter, Luna, Marte, Urano, Plutón, Venus y Neptuno. modelo que expresa un buen aprovechamiento de las relaciones interpersonales.

Los sextiles, con Luna, la conjunción Venus Neptuno y la triple conjunción Marte, Urano y Plutón, indican una intensa actividad mental como así mismo gran movimiento. Por su parte, la oposición (Venus Neptuno opuestos a Júpiter) indicaría la tensión y atadura importante, pero que le da la audacia para emprender y poder concretar de una manera creativa con el apoyo del Gran Trino en signos de  tierra. Es importante destacar que Venus es su planeta regente y está en el ámbito de las relaciones con sus socios, parejas y espejos.

Espigón celeste
Otra configuración que encontramos en su carta es un espigón celeste, formado por una cuadratura (Sol con la triple conjunción Marte, Urano y Plutón), un semi sextil (entre Sol y Venus) y un sextil entre Venus Neptuno y Marte, Urano y Plutón.

La cuadratura, como es sabido, supone un fuerte consumo de energía; el sextil, explicado anteriormente,  implica una intensa actividad mental y el semi sextil señala apropiaciones y ventajas.  Indica situaciones en las que la persona se ve empujada hacia nuevos intentos que obligan a rupturas con anteriores proyectos. Después de la disolución del grupo, se independizó y continuó su carrera como solista, con gran éxito.

Es esta una figura que se puede relacionar con un patrón de conducta que provoca acontecimientos violentos donde es posible que se destaque una agudeza mental muy notable, quisquillosa y crítica, como es su caso y una capacidad de expresarse claramente, pero que le hace perder amistades o relaciones, ya que agreden a los otros o se comportan de manera hiriente, como si tuvieran un aguijón en la lengua, que al hablar pueden llegar a hacer daño a los demás, pero que tienen un magnetismo especial, una fuerza y un dinamismo fuera de lo común.

Crampón Celeste 
También se observa un crampón celeste entre Júpiter, Mercurio y Neptuno. Se trata de una figura que refleja interrupciones, antagonismo, enfrentamientos, rivalidades y contrariedades que se asocia con fricciones con otras personas, situaciones de exigencias, preocupaciones y temores.  Es una figura tensa que señala un fuerte consumo de energía y una gran capacidad de trabajo o de lucha. Se destaca en personas con un grado de rebeldía innovadora. Puede ser indicio de separación o pérdida de poder. Es común entre personas que deben vivir una fuerte o tensa atadura a personas, ideas o profesión que cuando se activa, sincroniza con situaciones tensas que generalmente producen rupturas dolorosas, separaciones, ceses laborales.  Son personas que saben atraer a los demás.

El mismo lo describe en entrevista al diario "La Tercera"del 11 de septiembre de 2016: "Hubo una época que no tengo muy clara, la de la drogadicción. No tengo muchos recuerdos.  Sólo creo que cada uno tiene que pasar por su propio infierno en algún momento.  Por suerte lo superé, ya no tengo vicios ni nada, nunca más las necesité. Sería mucho más complicado todo ahora si más encima hubiera droga.  Creo que mi padre y yo hemos combatido nuestros demonios y adicciones.  Para él, el alcohol; para mi, la droga.  Lo vivimos y lo pasamos.  Ese era el infierno que traíamos.  Yo ya dejé hace mucho las drogas". Sobran las palabras.  Lo vemos en el contacto del regente del Ascendente conjunto a Neptuno en Escorpio y también en el contacto con Mercurio, donde se puede claramente reflejar el asma que lo aquejó desde temprana edad.

Gráfico de Astrodinas y C 60
En el gráfico de astrodinas y C 60  se pueden observar varios períodos de su vida en que seguramente ha tenido importantes cambios. Sin duda podemos recordar que en febrero de 2015, mientras participaba en una gira por Chile, colapsó debido a un accidente cerebro vascular que lo dejó con importantes secuelas físicas. Como se observa  en el gráfico del C 60, sucede precisamente a los 51 años. El Ascendente dirigido hacía  oposición a la triple conjunción de Marte, Urano y Plutón en Casa IV y cuadratura al Sol natal en Casa VIII, disparándose de esa forma a más de 30 astrodinas y activándose ese conflictivo aspecto natal que significó el drástico giro en su vida.  Ya nada será como antes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada