jueves, 23 de octubre de 2014

Escorpio - Perseo y la Medusa

Hoy a las 08:53 AM entra el Sol en Escorpio y la Luna lo hará a las 18:10. Tendremos una Luna Nueva con Eclipse Parcial de Sol a las 18:56 (hora Stgo., Chile 21:56 GMT). Sol y Luna a 0°24' de Escorpio alineados asimismo con Venus en el mismo grado que quedará oculta unos instantes por la Luna. Esto nos inclina a una intensa fascinación, temor y misterio a la vez.

Escorpio no sólo se asocia con el pequeño animal del desierto experto en la sobrevivencia. Su iconografía más antigua lo vincula con figuras reptilianas y dragones.En la India, el signo era llamado la Serpiente Tenebrosa. En Babilonia, se le identificaba con los hombres-escorpiones que enfrentaron a Gilgamesh en su búsqueda de la inmortalidad. En Egipto, se le equiparaba con los siete escorpiones que acompañaron a Isis durante el peregrinaje tras el sarcófago de Osiris. Para los griegos, el escorpión gigante era una criatura de la casta diosa Artemisa, quien lo había elevado al firmamento luego de que aguijoneara mortalmente al cazador Orión.

Escorpión - Johfra Bosschart
Una variante de la figura del escorpión es la Medusa, un monstruo de cabellera serpentina cuya mirada petrificaba a los hombres y que habitaba en un intrincado pasaje subterráneo, hasta donde debió internarse el héroe Perseo a fin de decapitarla.

Medusa era una bella mujer que tras yacer con Poseidón en uno de los templos de Atenea había sido castigada por la diosa, transformándola en una criatura aterrorizadora de ojos penetrantes que tenía serpientes en lugar de cabellos.

Perseo era hijo de Zeus y de una mortal llamada Danae. En la infancia había sido raptado por un malvado pariente y creció ignorando su verdadero origen, hasta que tomó noción de su naturaleza y decidió salvar a su madre de casarse con el rey Polidectes. El soberano lo desafió a dar muerte a la Medusa y llevar su cabeza hasta el reino.

Antes de emprender la hazaña, el héroe fue investido de diversos poderes por los dioses. Atenea le advirtió de no mirar directamente al monstruo y le regaló un escudo para que se aproximara siguiendo allí su reflejo. Hermes le entregó un par de sandalias aladas para que volara por la enrarecida guarida y una espada con la que podría ejecutar la decapitación. Hades le obsequió un casco que le haría invisible. Las Grayas -tres ancianas que compartían un solo ojo y un juego de dientes- le indicaron el camino secreto que conducía a la cueva de la Medusa.

Valiéndose de los recursos divinos, Perseo alcanzó su objetivo y al cortar la cabeza del monstruo, liberó a Pegaso, el caballo alado engendrado por Poseidón en la Medusa, que no había nacido a la luz a causa del odio de esta última.

Más tarde, el héroe regresó al reino, salvó a su madre y utilizó contra sus enemigos el poder petrificante del trofeo.

La pauta de vida de los Escorpiones
La Medusa, el héroe Perseo y el caballo alado Pegaso simbolizan la pauta de vida que suelen actualizar los representantes del signo y que les conduce a encontrarse con algo terrorífico, oscuro y destructor en sí mismos.

Perseo y la Medusa
El mito se abre con una escena de ultraje en un templo de Atenea y describe así la violenta pérdida de inocencia que vivencian los Escorpiones a corta edad, con un componente de ofensa sexual a la diosa virgen, dado que una parte significativa de sus biografías supone salvar lo femenino del aspecto menos luminoso de la naturaleza.

La Medusa -materialización de la oscuridad emocional y de la destructividad propia del signo- es castigada y su rostro pasa a ser un reflejo de la cólera y del odio contra la vida que tiene un efecto paralizante. Se refugia en una cueva secreta y desde allí amenaza, a la manera del veneno escorpiónico que pulsa en lo profundo del individuo tiñendo de amargura su mirada del mundo, aun cuando se revista de apatía, depresión, ironía, negación cínica o falso optimismo.

Perseo inicia la hazaña que supone viajar hacia las raíces de la desesperanza y frente a la cólera de la Medusa emplea los poderes que le obsequian Atenea y Hermes, dioses de la capacidad reflexiva y del pensamiento simbólico. La lucha muestra maneras de controlar el veneno reptiliano, ya que el monstruo no puede ser vencido frontalmente sino transformado e integrado a través de la comprensión de la conciencia. El héroe libera en la última parte a Pegaso y se libera a sí mismo, toda vez que el caballo alado es un puente entre opuestos, una criatura terrestre con el poder de ascender a la dimensión espiritual.

Los Escorpiones aprenden entonces que el contacto con la oscuridad es necesario en la búsqueda de la iluminación y el amor, aunque la pugna con la Medusa dificulte muchas veces la reconciliación de los opuestos y haga más fácil la represión o la sublimación.

Agenda Astrológica 2004 de Paulina Peñafiel y Javier Ibacache

viernes, 3 de octubre de 2014

Adiós Matilde Perez, tremenda artista chilena

Mientras aún se mantenía activa preparando exposiciones fuera del país, muere la pintora, escultora, artista visual y catedrática que abrió nuevos rumbos en el arte chileno del siglo XX, siendo precursora del arte cinético.  Su sello fue la audacia, transgrediendo las convenciones de su época. Ella misma afirmaba que fue mejor comprendida por los jóvenes de ahora.

Matilde Perez

Carta Solar de Matilde Perez
Sabemos que Matilde Perez nació el 7 de diciembre de 1920 en Santiago, pero como no disponemos de su hora natal, revisamos su carta solar. Aquí llama la atención la Luna en Escorpio, como punto focal de la T cuadrada formada con Marte y Neptuno, donde es posible entender su intensa e instrospectiva sensibilidad, su pasión creadora, su fantasía e imaginación sin límites, su inconformismo con los medios tradicionales de representación pictórica y el impulso, iniciativa y constante búsqueda donde volcar ese inmenso caudal interno. Su humor negro y mordaz ha sido comentado y su trabajo ha sido en solitario y poco comprendido.

Atacir del ciclo de 96 para el día de su muerte
Utilizando el ciclo de 96 años - el de las muertes naturales, personales y entrañables- que se mueve 1° cada 97 días aproximadamente, se puede observar que el atacir de la Luna -regente de Casa VIII y por lo tanto significadora de la muerte- llega al Nodo Norte de la Luna cuadrando a Urano natal en Casa IV, regente de la misma casa y relacionada con el fin de vida. Por su parte el atacir de Saturno -asociado a la muerte en la tradición- llega a Júpiter natal, regente del Sol y del Ascendente, formando una cuadratura con los mismos.


Atacir del ciclo de 156 para el día de su muerte



En el ciclo de 156, donde están todas las muertes, se observa que el atacir de la Luna, regente de Casa VIII, se sitúa en el descendente, opuesto por lo tanto al Ascendente y al Sol y el atacir de Marte, también relacionado con la muerte, cuadra igualmente al Ascendente y al Sol, la vida.