jueves, 22 de agosto de 2013

Virgo - La Ascensión de la Diosa Astrea

Hoy a la 07:02 PM (Santiago, Chile) el Sol entra en Virgo

Los símbolos asociados con Virgo aluden al culto de la tierra virgen y, por extensión, al curso ordenado que parece seguir la naturaleza en su despliegue anual de estaciones. Es un signo cuyo origen radica en Babilonia, donde se le conocía bajo el nombre de Nidabo o Shala, diosa de las cosechas.

Virgo - Johfra Bosschart
Los griegos identificaban la constelación con la imagen de la diosa Astrea (o Dike), discreta hija de Zeus y de Temis, que personificaba originalmente la justicia y las Leyes de la Naturaleza. Como símbolo de la virtud, en sus dominios todas las cosas tenían su tiempo y su lugar y a toda forma natural del universo se le atribuía una duración y un valor determinado.
Habitó en la Tierra durante la llamada Edad de Oro, cuando los hombres vivían con el corazón libre de preocupaciones, al margen de las penas y al abrigo de las miserias, siempre jóvenes y ajenos a la enfermedad.  Poseían todo sin necesidad de trabajar ni de luchar, ya que el suelo fecundo producía, por sí solo, una abundante y generosa cosecha.
Acarreando una gavilla de cebada, la diosa compartía a diario con gente corriente y solía reunir a los ancianos en la plaza del mercado, donde les invitaba a obedecer los ciclos de la naturaleza.
Pero con el tiempo la especie humana fue víctima de la corrupción.  Los hombres se volvieron mezquinos y malvados y llegaron a desafiar la autoridad de los dioses. Astrea odió entonces a la humanidad a causa de sus crímenes. Disgustada, decidió refugiarse en el firmamento aunque antes se detuvo en el campo entre algunos labradores.

La suya fue la última partida de un inmortal de la Tierra y cerró aquella suerte de paraíso que significó la Edad de Oro. La diosa voló al cielo con su gavilla de cebada en la mano para eternizarse en las estrellas de Virgo.

La pauta de vida de los Virgo
Astrea es una diosa de aquella justicia que no tiene que ver con los tribunales ni con las relaciones sociales, ya que es una deidad de la Tierra. Simboliza el modo de vida natural de cada ser y es, por extensión, una representación del ordenamiento interno que cruza la biografía de los Virgo.

Astrea, abandonando la Tierra
cuando ésta se envilece
Su desagrado con los hombres es comparable a la incomodidad que muestran los representantes del signo frente al desorden, el caos y la pérdida de tiempo, ya que internamente parecen portar la aureola del paraíso perdido que marca el término de la Edad de Oro. La suciedad los ofende, aunque para vivir es necesario ensuciarse de un modo u otro, como lo sugiere en el mito la corrupción de la que son víctimas los mortales instruidos por Astrea.
En esto radica la paradoja que los Virgo deben afrontar como pauta de vida y que supone muchas veces un enorme conflicto, ya que terminan experimentando una colisión de opuestos: entre vida personal y vida profesional, entre matrimonio e independencia, entre espiritualidad y materialismo, o entre moralidad y relajo. A menudo, el individuo encarna uno de los aspectos al tiempo que sacrifica el otro y entonces se inclina hacia el ritualismo y hacia una visión de la vida en la que debe restaurarse la justicia, como lo hace la diosa.

O bien, dirime el dilema de tener que escoger entre el sendero seguro y acomodado de sumisión externa (esto es, quedarse en el campo con los labradores como por un momento lo hace Astrea) u optar por el camino fértil pero solitario de permanecer fiel a sí mismo (que simboliza la ascensión de la diosa al cielo).

Este último derrotero conlleva un período de soledad a fin de escuchar la voz interna. Mal que mal, Virgo en latín significa "dueño de sí". Aunque soledad no es lo mismo que aislamiento.

Agenda Astrológica 2004 de Paulina Peñafiel y Javier Ibacache

No hay comentarios:

Publicar un comentario