jueves, 31 de mayo de 2012

El cielo de Junio 2012 en el Hemisferio Sur


No te pierdas este video sobre el cielo de Junio que podemos observar
desde nuestro hemisferio. Intentaremos bajarlo cada mes para que lo disfrutes.




El 5 de Junio de 2012 Venus pasará por delante de la cara del Sol produciendo
de este modo una silueta que probablemente nadie que esté vivo, verá nuevamente.......

Toda la información aquí:

domingo, 20 de mayo de 2012

Géminis - Cástor y Polux

Hoy a las 11:20 de la mañana el Sol entra a Géminis

La idea del doble que simbolizan los gemelos figura en los relatos de todas las culturas.
En Egipto están Syu y su hermana gemela Tefnet, primogénita de los dioses que crearon la Tierra.  En Mesopotamia se describe la saga de dos hombres que juntos fundaron una ciudad.  Esta pareja de hermanos se reactualiza más tarde en Roma a través de las figuras de Rómulo y Remo.  En la antigua India, el signo es imaginado como un espíritu masculino y otro femenino, descripción que se repite en China antes de que se imponga la igura del lúdico mono. En el Génesis se desarrolla la historia de los gemelos Jacob y Esaú, hijos del patriarca Isaac y de su mujer Rebeca:  el primero (varón quieto que habitaba en la tienda) era preferido de la madre; el segundo (diestro en la caza) era el elegido del padre.

Géminis - Johfra Bosschart
En la mitología griega, el signo de Géminis se vincula con Cástor y Pólux, los gemelos cuyas imágenes fueron puestas por Zeus entre las estrellas.
Conocidos como los Dióscoros o Gemelos Guerreros, tenían por madre a Leda, reina de Espara, quien fuera acosada y raptada por Zeus bajo la forma de un cisne.
La mujer había intimado antes con su esposo, el rey Tíndaro. En consecuencia, tras yacer con el amante cisne engendró dos huevos.
De uno salieron los hijos del soberaro: Cástor y Clitemnestra. Del otro, los hijos del dios: Pólux y Helena.
Aunque hermanos de madre, los Dióscoros tenían entonces naturaleza distinta:  uno era mortal y el otro, divino.
Al imponerse juntos en todas sus aventuras, se convirtieron en el orgullo del reino de Esparta. Cástor era famoso como soldado y domador de caballos; Pólux, como boxeador.  Su espíritu pendenciero los llevó a pelearse con Idas y Linceo, otro par de gemelos, en una lucha donde Cástor resultó muerto.
Pólux se mostró profundamente dolido y pidió al dios que lo había engendrado, dejar de ser inmortal para unirse con su hermano en el reino de Hades.
Conmovido, Zeus permitió entonces que los dos alternaran sus días y mientras uno habitaba en la divina morada del Olimpo, el otro hacía otro tanto en el mundo subterráneo.

La pauta de vida de los Géminis

El mito de los Dióscoros simboliza la naturaleza dual de los geminianos que en un momento se pone de relieve y que constituye una experiencia cíclica de polarización en opuestos.
Cástor es mortal y, por ende, representa el lado que habrá de probar la oscuridad y la muerte.
Pólux es divino y, por tanto, da cuenta de la dimensión luminosa que permitirá acceder a los placeres de los dioses.
Cástor y Pólux
En la biografía de quienes nacen bajo el signo de Géminis es común que esta escisión interna se materialice en una compleja y ambivalente relación con un hermano (uno es el preferido y el otro, la oveja negra), un amigo (que pasa a ser adversario o rival), un vecino (que se presenta competitivo o envidioso) o, literalmente, un gemelo.
En el otro, se proyecta lo que la psicología jungiana denomina, la Sombra, lados de la psique que configuran el enemigo interno con el que el individuo está en lucha.
El encuentro fugaz de Cástor y Pólux en la Tierra (a mitad de camino del Hades y el Olimpo) sugiere la posibilidad de reunión de las partes escindidas. Es un instante de comunicación, reconocimiento y aceptación.
Pero como lo revela también el mito, el camino a ese estadio está plagado de pugnas que suponen batallar con las palabras, discriminar los numerosos estímulos y elaborar las ideas que copan la poderosa mente dualista del geminiano. El logro no es menor ya que se atisba la integración de polaridades y opuestos.
Aunque para ello hay que enfrentar y asumir la contradicción.

Agenda Astrólogica 2004 de Paulina Peñafiel y Javier Ibacache