viernes, 27 de abril de 2012

Nicanor Parra, el antipoeta

¿Dónde radica la genialidad de Nicanor Parra?

 A los 97 años le fue otorgado el Premio Cervantes, máximo galardón de la literatura en lengua hispana.

Ya en el año 1969 había obtenido el Premio Nacional de Literatura en nuestro país, entre otros, y varios reconocimientos internacionales, tales como el Premio Juan Rulfo en 1991 y el Reina Sofía en el 2001.

Se ha dicho de él que es inteligente,fiel a sí mismo, que toma distancia, que dice lo que piensa, que es independiente e irreverente. Ha sido definido como rebelde y humano y durante la entrega del Premio Cervantes, el Príncipe de Asturias lo calificó de rupturista. Parra no viajó a recibir el premio, "porque los aviones se caen" manifestó. Lo hizo en su lugar, su nieto Tololo, que entre otras cosas reveló que Nicanor pidió prórroga para entregar su discurso, de mínimo un año, ya que "Don Quijote no cabe en un fin de semana".

Al mirar su carta astral encontramos tanto al Sol como a Mercurio en el signo de Virgo. Esa conjunción da ya indicio de su creatividad intelectual, su buena capacidad de razonamiento, la lucidez y claridad de su mente como también su rapidez de juicio.

Nicanor Parra

Mercurio es el planeta de la inteligencia, del pensamiento y de todos los procesos relacionados con la mente. Da, por lo tanto, información de la comunicación y la transmisión de las ideas,de las habilidades mentales y la capacidad de razonamiento.

En Virgo, su signo de domicilio, nos habla de una mente práctica, lógica y analítica. Y también crítico e intolerante frente a la necedad. Como cuando escribe:


"Durante Medio Siglo la poesía fue el paraíso del tonto solemne. Hasta que vine yo y me instalé con mi montaña rusa"

En analogía con Mercurio,  si miramos su Casa III, que tiene que ver con la forma de expresarse y comunicarse, encontramos a  Acuario, que le da ideas innovadoras y originales, libertarias y rapidez mental.

Urano ahí,  en domicilio, acelera aún más su mente, su ingenio y originalidad.  Lo hace  rupturista,  irreverente y libre pensador. De ahí su capacidad para los estudios científicos y matemáticos. Nicanor Parra es también matemático y físico.   Todo esto exacerbado por la conjunción con Júpiter, que contribuye a su sentido humanitario sin distinciones.  Y además, esta conjunción  trina a Marte, regente de su Casa V,  la creatividad.

El Sol en ese signo indica también un sentido crítico desarrollado y de igual forma hace también que perciba una vez más y claramente los defectos y virtudes de los demás. Le otorga sentido común y discreción como así mismo facultades analíticas, precisión y orden.

En  Casa X nos está indicando la necesidad de brillar profesionalmente, que obtenga fama y no pase desapercibido. Mercurio ahí, predispone a relacionarse con los escritos, a un destino relacionado con la mente y a que destaque por su inteligencia, habilidad y astucia ya que es un planeta dominante en su carta. De ahí también su inquietud y curiosidad.

Virgo culminando le incita a la inquieta búsqueda de ideales humanitarios y también el criticar de manera aguda a las instituciones sociales y políticas de su entorno social si no es demostrada su validez práctica.

jueves, 19 de abril de 2012

Tauro - El Minotauro de Creta

El toro es un signo que data de la Prehistoria. Aparece en los dibujos más antiguos de las cavernas, primero como bisonte y luego como el animal que hoy conocemos.
En Egipto se le asoció con el dios Apis, quien llevaba el Sol entre sus cuernos. En Persia se le presenta como el prior animal creado por Ormuz, dios de la luz.

Tauro - Johfra Bosschart
En el mito griego, Zeus le reserva al toro un espacio en el firmamento luego de tomar su forma para raptar a la doncella Europa, con quien se abre la saga del Minotauro de Creta.
Europa era la bella hija del rey de Fenicia que cautivó a Zeus en la playa de Sidón un día de primavera. A fin de seducirla, el dios se presentó como un toro blanco que deslumbró a tal punto a la doncella que montó en él.
El fabuloso animal le llevó a través del mar hasta la costa de España, donde cambió su aspecto bovino por el de un hombre e intimó con la princesa. De la unión nacieron tres hijos que más tarde se enfrentaron por el trono de la isla de Creta.
Minos fue el vencedor con el respaldo de Poseidón, dios de los océanos, las figuras submarinas y los terremotos que confirmó la proclamación del nuevo soberano enviando un hermoso toro blanco desde las profundidades del mar a fin de ser sacrificado. Sin embargo, la majestad del animal tentó al rey: lo sumó a su rebaño y a cambio dio muerte al mejor de sus toros.
Molesto por el cambio, Poseidón pidió la intervención de Afrodita-Venus. Esta inspiró en Pasifae (la esposa de Minos) una pasión arrebatadora por el toro sagrado que la llevó a ordenar la construcción de una vaca de madera, donde se introdujo a fin de aparearse con el animal.
Nació entonces el Minotauro, horrendo monstruo con cuerpo humano y cabeza de toro que se alimentaba solamente de carne humana y que fue encerrado en el llamado “laberinto de Creta” a instancias del propio Minos, cuya soberanía habría de estar sujeta al sacrificio de los mejores muchachos y doncellas de Grecia.
Con la misión de dar muerte al Minotauro, Teseo (hijo de Poseidón) viajó desde Atenas y desembarcó en Creta, donde fue auxiliado por Ariadna, hija a su vez de Minos.
El joven héroe se internó en el laberinto siguiendo un hilo invisible, dio muerte al animal y se coronó nuevo rey de la isla.

La pauta de vida de los Tauro

El mito revela el patrón de vida de quienes nacen bajo el signo de Tauro, llamados a establecer una relación adecuada entre la conciencia y el mundo de sus instintos, las sensaciones y el cuerpo. Europa y Minos se dejan cautivar por la belleza de un toro blanco pero ambos muestran formas contrapuestas de vivenciar la experiencia: ella se monta en el animal y le permite avanzar hasta un territorio fértil; el retiene al toro sagrado y lo suma a su rebaño.
Laberinto del Minotauro, Creta
Son dos maneras de enfrentar la vivencia de la tierra, el manejo de los recursos y el placer de los sentidos.  La libertad y el desapego con que Europa se vincula con Zeus da pie a una dinastía. La avaricia y la terquedad con que Minos acapara al enviado de Poseidón incuba al Minotauro.
El monstruo parece simbolizar el lado oscuro con el que habrá de encontrarse en algún momento el taurino en su lucha con potentes pasiones o una codicia obsesiva, que suele encubrir con variadas formas de control, desde la cuenta bancaria hasta las escenas de celos.
Es común que -al igual que Minos- recluya ese lado suyo en un secreto laberinto y se refugie en la mente para eludir la amenaza de las sensaciones.  O, al revés, que se quede encarcelado en su cuerpo.  Con la ayuda de Ariadna, Teseo enseña un camino intermedio al internarse en el laberinto, símbolo del inconsciente, y enfrentar al monstruo, el lado menos luminoso del reino personal, fijando una suerte de puente entre los dos mundos escindidos.

Agenda Astrológica 2004 de Paulina Peñafiel y Javier Ibacache

miércoles, 18 de abril de 2012

Tragedia aérea en Juan Fernández

El 2 de septiembre de 2011 a las 13:52, un avión de la Fach emprendió vuelo hacia la Isla de Juan Fernández. En total eran 21 las personas a bordo de la nave, considerando pasajeros y tripulantes. El avión capotó en uno de los tantos intentos por aterrizar en condiciones climáticas poco favorables.

Momentos antes de partir
Si bien es cierto, son muchos los factores a tomar en cuenta en estos acontecimientos, es interesante ver cómo estaba aspectada la carta astral del aquel viaje y en qué condiciones se inició.

En este caso, Saturno - regente del Ascendente -  cuadra  a Marte en un aspecto separativo, indicando que antes del viaje ya habían algunos contratiempos. Ese Saturno, únicamente mal aspectado, no augura nada bueno.  Por otra parte, Urano, relacionado con la aviación recibe una cuadratura de Plutón desde el Ascendente.

Tanto el Sol -  regente de Casa  IX - como Mercurio, presente en esa casa,  dan información acerca de la nave.  Los trinos que recibe el Sol son de poco apoyo y éste ademas está a disposición de Venus,  que  está en su signo de caída,  débil y  quemada por el Sol. Mercurio, por su parte,  está opuesto a Neptuno (el océano).   Todo esto podría indicar que la nave no estaba en óptimas condiciones.
 
El hecho de que todos murieran  viene dado por la Luna, regente de Casa VIII,  mal aspectada y  en Escorpio, su signo de caída.  Los aspectos que recibe tanto de Marte como de Venus no significan un real apoyo.  Marte se encuentra en la puerta de la Casa VIII -  la muerte -  y además Cáncer, su signo de caída y de Agua, lo que  hace pensar en el violento impacto con el mar.  Y  por otro lado Venus,  que  como ya se dijo,  está igualmente débil y haciendo un aspecto separativo.

Está claro que un cielo con estas características  no determina que deba ocurrir  un accidente, sobre todo si se han tomado todas las precauciones necesarias para el buen desempeño del mismo.

carta del inicio del viaje